Cualidades del buen cristiano

por: Edann
 
“Cualidades del Buen Cristiano”
 
Mucho se ha discutido durante siglos dentro de las religiones cristianas lo que debería ser verdaderamente la conducta y las cualidades del “Buen Cristiano”, pero ¿sabemos lo que esto significa?.

En el aspecto moral de la doctrina espiritista se muestra el fundamento de las lecciones del maestro Jesús expresado de manera muy abierta y comprensible por el maestro Kardec en “El Evangelio según el Espiritismo”, abriendo las posibilidades de análisis de lo que el evangelio coloca ante la vista general.

Jesús durante su estadía en la costra terrestre nos dejó un sinnúmero de ejemplos y de lecciones que son la base principal de toda buena acción, pues dirigiendo nuestra atención hacia Dios y hacia el prójimo nos demostró que allí esta reunido todo lo que necesitamos para ascender espiritual y moralmente.

Siendo el divino maestro el modelo a seguir solo podríamos tratar de emular sus pasos para constituirnos en un buen cristiano, pero ante todo nos estaríamos convirtiendo en un espíritu bueno que practica la caridad y el amor.

Mencionemos un poco algunas de las cualidades de Jesús:

Paciente
Bondadoso
Caritativo
Humilde
Tolerante
Comprensivo
Servicial
Respetuoso
Abnegado
Benevolente
Alegre
Justo
Disciplinado
Obediente
Trabajador

Pero existe en Jesús una cualidad mayor ante todas las demás, y es que siempre mantuvo su fe en la voluntad de Dios, pues su confianza en el Padre era la verdadera fortaleza que le permitió cumplir su misión en la tierra.

El buen cristiano no solo debe cultivar estas cualidades, sino que debe practicarlas constantemente para que en su espíritu florezca la luz y que se irradie hacia todos sus hermanos.

“Amar a Dios ante todas las cosas y a tu hermano como a ti mismo, allí están reunidas todas las leyes y todos los profetas”.

No existe máxima superior a esta que no implique la realidad del cristiano, o mejor decir, la realidad de todo aquel espíritu encarnado o desencarnado que desee la superación verdadera de sus imperfecciones, dirigiéndose de forma definitiva a la consagración de su deber como hijo de Dios.

La cualidades se cultivan una por una, el progreso es paulatino y constante, y en nosotros está la base de la perseverancia que nos llevará a la consolidación de nuestro futuro espiritual.

El buen cristiano, el buen espirita, el buen médium, el buen hijo, el buen hermano, son apenas sinónimos que implican la realización del cambio moral que hagamos en función de nuestro crecimiento espiritual.

 

 
About these ads

~ por espiritista en noviembre 22, 2007.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: